Buscar
  • Beatriz Madrazo

El arte como lenguaje alterno a la palabra en personas silenciosas

El hombre ha utilizado el arte para comunicarse desde el principio de la historia de la humanidad. Muestra de ello son los dibujos que se han encontrado en cuevas y piedras de las primeras civilizaciones. Se dice que el primer dibujo que hizo el hombre tiene más de 70,000 años de antigüedad. Los dibujos desde esas épocas se utilizaban para transmitir pensamientos e ideas. De esta manera un dibujo es un medio de comunicación al cuál siempre podemos recurrir cuándo no sabemos como expresar algo que sentimos o pensamos.


El arte como lenguaje facilita la comunicación para expresar y entonces después poder ir poniendo en palabras lo expresado. Este lenguaje en imágenes puede ser especialmente útil para las personas que suelen ser silenciosas. El arte es un medio para aproximarse a los miedos, las vergüenzas, las culpas ó los enojos que en ocasiones callamos. Dentro del contexto psicoterapéutico, una persona puede trabajar sus emociones, traumas, ó duelos partiendo desde las artes plásticas como medio de expresión y con la guía de un Arte Terapeuta ir clarificando, comprendiendo y aceptando lo que lo expresado mediante creación artística está comunicando. Es importante aclarar que un Arte Terapeuta es un profesional de la salud mental que cuenta con las acreditaciones necesarias para ser Psicoterapeuta y adicionalmente tiene una especialidad en Arte Terapia.


Es pertinente que dentro del tema de las personas silenciosas, hablemos de la introversión. Susan Cain, autora del libro “El poder de la introversión” define a las personas introvertidas como aquellas quienes suelen preferir ambientes poco ruidosos y con los mínimos estímulos posibles. La sociedad tiende a dar una connotación negativa a la introversión, sin embargo; el ser introvertido tiene grandes cualidades. Las personas introvertidas tienden a ser muy creativas, a tener una mayor capacidad de escucha, a ser prudentes y reflexivas y por lo tanto ser buenos tomadores de decisiones. Tienen una mayor conexión con su mundo interno, son más sensibles, calmadas e introspectivas.


Se estima que un tercio de la población es introvertida. Ahora bien, ¿qué diferencia a la introversión de la timidez? Una persona introvertida obtiene energía de las ideas, imágenes y recuerdos que están en su mundo interior. Pueden parecer reservados y reflexivos pero no necesariamente son tímidos. Cuando hablamos de timidez, de acuerdo a Jenn Granneman, autora del libro “La vida secreta de los introvertidos”, existe un miedo a sentirse juzgado por el mundo exterior. Las personas tímidas suelen sentirse incómodas ó angustiados en las interacciones sociales, especialmente con personas que no conocen muy bien. Es decir; la timidez está enraizada en el miedo, mientras que la introversión no implica nerviosismo ó angustia.


Tanto las personas tímidas como introvertidas, tienden a estar muy acostumbradas a su propio silencio y al contacto con su mundo interno. Lo anterior tiene ciertas ventajas, sin embargo; es importante no perder de vista que hay que saber expresar nuestras emociones y sabernos comunicar de manera asertiva con el mundo externo. El callar lo que pensamos y lo que sentimos tiene consecuencias físicas y psicológicas y por más que intentemos guardar nuestras emociones, de cualquier manera se manifestarán y probablemente no será en el lugar y tiempo indicado.


Especialmente en niños ó adolescentes tímidos, el arte es un recurso que puede ser de gran ayuda para facilitar el proceso de comunicación con un otro, debido a que es mucho menos amenazante que la palabra. Tenemos pocas defensas puestas cuando estamos pintando ó haciendo una creación artística y nuestro inconsciente se manifiesta de manera natural sin darnos cuenta. El atender la expresión emocional en una edad oportuna será beneficioso para el resto de la vida. No se trata de ninguna manera de proponer cambiar a las personas a ser extrovertidas, sino de aumentar su capacidad de consciencia para que desde la introversión se destaquen sus cualidades y talentos, al mismo tiempo que se potencialice su creatividad. Un proceso de Arte Terapia beneficia a la persona en fortalecer el autoestima, ampliar el autoconocimiento de uno mismo, incrementar la seguridad en uno mismo y adquirir herramientas de manejo de emociones. Cuando no se encuentran las palabras para poder decir algo, las imágenes tienen mucho que decir.


Fuentes Bibliográficas:

Cain S. (2012) Quiet: the power of introverts

Granneman J. (2017) The secret lives of introverts

Rogers, N. (1993) The creative connection: Expressive arts as healing


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo